Obstrucción de vía lagrimal

Signos y síntomas

El síntoma principal es el incremento del lagrimeo (epífora) que provoca que se derrame sobre la cara o las mejillas. En los bebés, este lagrimeo se vuelve notorio durante las primeras dos a tres semanas después del nacimiento.

Algunas veces, puede parecer que las lágrimas son más espesas y se pueden secar y formar costra.

Si hay pus en los ojos o los párpados se pegan, su bebé puede tener una infección ocular llamada conjuntivitis.

Diagnóstico Médico

La mayoría de las veces el médico no necesitará hacer exámenes.

Los exámenes que se pueden hacer abarcan:

  • Examen oftalmológico.
  • Tinción especial del ojo (fluoresceína) para observar cómo drenan las lágrimas.
  • Estudios radiográficos para examinar el conducto lagrimal (rara vez se hacen).

Tratamiento Médico o Quirúrgico

Limpie cuidadosamente los párpados con un pedazo de tela húmedo y caliente si las lágrimas se acumulan y dejan costras.

Para los bebés, puede tratar de masajear suavemente el área de dos a tres veces al día. Usando un dedo limpio, frote el área desde la esquina interior del ojo hacia la nariz. Esto puede ayudar a abrir el conducto lagrimal.

La mayoría de las veces, el conducto lagrimal se abrirá por sí solo cuando el bebé tenga un año de edad. Si esto no sucede, puede ser  necesario sondearla. Este procedimiento casi siempre se realiza con anestesia general, así que el niño estará dormido y sin dolor. Casi siempre es efectivo.

En los adultos, se debe tratar la causa de la obstrucción, con lo cual se puede reabrir el conducto si no hay mucho daño. Es posible que necesite cirugía con el uso de pequeños tubos (stents) para abrir el conducto con el fin de restablecer el drenaje normal de lágrimas.

VISITANOS EN VISATEC

Nuestro personal estará en la mejor disposición de ofrecerle una atención de calidad, nuestro compromiso es que tenga una calidad de visión para una mejor vida.

Contáctanos